El Niño Jesus de Praga aparece el 2 de marzo de 2020 en Sievernich

 

En la santa misa apareció El Niño Jesus de Praga en la hostia expuesta durante la adoración a muchas personas por más de cinco minutos.

Manuela reza en el terreno Casa Jerusalén después de la santa misa el acto de contrición según el catecismo del santo cardinal Roberto Bellarmin:

“Mi Dios, Tú eres la infinita Bondad y digno sobre todas las cosas de ser amado. Por eso te amo de todo corazón y sobre todo (todas las cosas). Por eso me arrepiento y me duele de todo corazón haberte ofendido. Con la ayuda de Tu santísima gracia me propongo firmemente no ofenderte nunca más.”

(Observación : a pedido de los peregrinos se publica el texto original de la grabación durante la aparición)

M: Veo tres esferas doradas, una más grande en el centro y dos más pequeñas que vuelan por sobre el terreno Casa Jerusalén. Las dos más pequeñas se abren y veo dos ángeles con túnicas blancas que salen de las esferas con una luz maravillosa. Estos son los ángeles que ya había visto antes. Entonces se abre la esfera grande con una luz preciosísima, y el Rey del Cielo sale de ella. Jesús como Niño de Praga. Ah! Èl lleva una túnica violeta..y ...sí...tiene borlas en Su túnica. Eso no lo conozco. Doradas. Él lleva Su Dorado Corazón abierto. Él tiene puesta Su Corona Real Dorada que brilla magnificamente y es grande. (M. pide que quiten un paraguas)

Ahora nos bendice El Señor (observación personal: y Él nos pide que recemos en ese momento) “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

En Su Mano derecha lleva un cetro dorado y grande. En Su Mano izquierda lleva un libro dorado y grande. Él tiene pelo oscuro y rizado.

M: “La madre por la que M: “La madre por la que

Y los ángeles cantan. (M. pide la traducción de la canción que cantan los ángeles porque éstos cantan en latín)

 

“Miren a Aquél, a Quien nadie puede igualar, Rex Caelestis (Rey del Cielo)

Él murió por vosotros en la Cruz, Rex Caelestis (Rey del Cielo).

Cordero Que quitó de vosotros el pecado original, Rex Caelestis (Rey del Cielo).

Sangre Preciosa - Aquí fluye sobre todos nosotros la Preciosa Sangre del Corazón de Jesús. (Un torrente de Sangre Preciosa del Corazón de Jesús fluye sobre los presentes mientras las ángeles cantan.)

Preciosa Sangre, Que vino a nosotros, Rex caelestis (Rey del Cielo).”

Los ángeles se arrodillan sosteniendo dos cálices en los cuales fluye una parte de la Preciosa Sangre. (Observación personal: Por eso cantan los ángeles “Sangre Preciosa que vino a nosotros”, mientras que en las estrofas anteriores dicen: “vosotros”).

 

Jesus dice: “Queridas almas, vengo a vosotros en Mi Santa Infancia. Y sólo pocas almas entienden este misterio. Por qué vengo en Mi Santa Infancia a vosotros? No se separaron las opiniones en Mi pesebre?

Hay almas que actúan como Herodes. Ellas aspiran a poder y prestigio.

Hay otras almas que se ponen en camino para buscarMe, y cuando Me encuentran sueltan (aclaración personal: se refiere a dejar el pecado). No caminan más por el camino de regreso hacia Herodes porque Me han encontrado.

Y también están las almas que son pequeñas y sencillas que han conservado la Verdad en sus corazones. Ellas miran y ecuchan el canto de los ángeles, vienen a Mí, caen de rodillas y Me adoran.

Mi Santa Infancia, los misterios de Mi Santa Infancia son un incordio para el adversario. Pero Yo aparezco como quiero. Yo aparezco aquí como Niño y a la vez como Rey del Cielo, así como quiere Mi Eterno Padre.

Yo aparezco en Mi Santa Infancia, y eso es bueno para vosotros. Con ello son alejadas (tomadas) de vosotros las blasfemias en contra del Espíritu Santo y contra Mío.

Rezad, rezad, rezad y haced penitencia. Mirad, Mi Corazón está abierto para vosotros. Yo derramé la Preciosa Sangre, Mi Preciosa Sangre por vosotros en la Cruz y la dejé fluir sobre vosotros y sobre todos aquellos por los cuales habéis rezado, cuando he abierto en este momento Mi Corazón.”

 

M: “La madre por la que he rezado, la mujer que me habló, la mujer mayor, su madre está en el paraiso.”

 

M. sostiene, lavantando el brazo hacia adelante, la cruz de San Benito ante la aparición del Niño Jesus. Al lado de M. hay reliquias de San Benito (de Nurscia). Al mismo tiempo M. dice y se alegra: “Te acercas más”. La aparición del Rey del Cielo se acercó bien (mucho) a la cruz de San Benito y a las reliquias. M. Dice alegre: “Esta es mi cruz de San Benito, Señor, ayúdanos, Oh Señor!”

 

El Señor dice: “La humanidad debe hacer penitencia. Exige/pide a la humanidad que rece el rosario de Mi Sangre Preciosa como reparación (expiación) por todas las ofensas que Me fueron hechas.”

M: “Sí, Señor, lo hago, lo hago. Nosotros también hacemos el camino de la penitencia, vamos a La Salette, como desea el Padre Pio. Y Señor, aquí han venido muchas personas que han rezado. Te pido que te apiades de ellas.”

Y tenemos que rezar: Padre nuestro que estás en el cielo.....

Gloria al Padre,.....

 

El infantil Rey del Cielo dice: “Adieu”

 

M.: Adieu, Señor. No Te olvides de nosotros. Ten misericordia de nosotros y piensa en nosotros. Haz que pase todo sufrimiento  (y que no nos toque/ que no suframos).

Adieu”

 

Las esferas doradas se cierran y desaparecen en una luz preciosa. Gracias Jesús.

 

Padre nuestro que estás en los Cielos....

Oh, Jesus mío, perdona nuestros pecados....

Dios te salve María......

 

Rex caelestis : Rey del Cielo

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

 

El canto de los ángeles
Audio

Haga clic aqui