El Niño Jesús de Praga aparece el 6 de enero de 2020 en Sievernich

 

En la Santa Misa y durante la transubstanciación estaba el Niño de Praga sobre el cáliz del sacerdote del lado izquierdo. Llevaba una túnica roja. En el medio había una cruz y del lado derecho se veía una zona de campo de color celeste cielo. El significado de eso no estaba claro para mí. Sin embargo se aclaró un poco después.

Después de la Santa Misa y durante la adoración se pudo ver al Niño Jesús de Praga parado, vivo con una gran corona y una túnica blanca sobre la Santa Hostia expuesta. Esta visión duró más de cinco minutos y varias personas pudieron verlo.

Después de la Santa Misa apareció el Niño Jesús de Praga sobre el terreno de la “Casa Jerusalén”:

Ví una esfera dorada grande y dos pequeñas a la derecha y a la izquierda flotando en el aire a su lado. Vinieron volando por sobre el terreno de la casa Jerusalén. Las esferas estaban acompañadas de una luz que latía. Las esferas se abrieron. Primero la esfera grande, de ella salía (se irradiaba) una luz maravillosa.

Y el Niño Jesús de Praga salió un poco de la esfera. Él llevaba una preciosísima corona dorada y una túnica blanca de sacerdote con brocado (adornada con brocado como la llevan los sacerdotes). La túnica blanca tenía en la parte de adelante una cruz dorada de brocado. El llevaba un manto dorado, un preciosísimo manto dorado.

Las pequeñas esferas doradas se abrieron y salieron dos ángeles. Hermosísimos! Los ángeles tenían pelo rubio-dorado un poco más corto que a la altura del hombro. Ellos llevaban una túnica blanca sin costura, de una sóla pieza. No ví ninguna costura. Y los ángeles abrieron el manto del Rey Celestial.

Los dos ángeles cantaban al abrir el manto de Jesús:

“Aleluya, aleluya, aleluya. Miren qué garcia: El Hijo del Rey os habla” - nos dijeron los ángeles. Yo les agradecí.

El Niño Jesús tenía en Su mano derecha un cetro grande y dorado. El tenía pelo oscuro y rizado y ojos azules y un rostro hermosísimo que irradiaba sabiduría y encanto. Tenía el Libro Dorado en Su mano iquierda.

Nos bendijo:

“En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.”

El Señor dijo:

“Os saludo, hijos Míos. Quiero vivir en vuestros corazones. Preparadme vuestros corazones. Veo las preguntas de muchos en sus corazones. Yo Soy vuestro Señor, el Hijo de Dios. Yo estoy con vosotros y no os abandono. Yo os sostengo/llevo a través de esta tribulación, a través de toda tiniebla. Os redimí con Mi Preciosa Sangre.”

Entonces ví un mapa de nuestro país, Alemania. El Niño Jesús midió con pasos (caminando y marcando con Sus pasos la zona) determinadas zonas de Alemania. Durante esta acción las ángeles sostenían el manto de Jesús bien abierto. Con Sus pasos bajó (Jesús) un poco hacia Francia (observación personal: el Niño Jesús fue un poco hacia abajo en el mapa) y después regresó a Alemania. Jesús midió (marcó) con Sus pasos una zona determinada de Alemania.

El Niño Jesús dijo:

 “Mirad, le muestro Mi gran Misericordia a la zona de Renania (Alemania). Y le muestro mi gran misericordia a los cristianos perseguidos. Miro en los corazones de los cristianos en China y veo su gran necesidad/penuria. Voy a ir a ellos espiritualmente. Ellos me pueden recibir espiritualmente. Yo no los dejo solos.

Rezad el rosario y recibid la comunión espiritual. La Santa Comunión Soy Yo Mismo. Mirad, vosotros todos sois hijos de Mi Padre, de Mi Padre Eterno en el Cielo que los ama, . Y donde hay grandes dificultades, ahí Estoy Yo Mismo con mis hijos. La comunión espiritual y el rezo del rosario os va a salvar.

Y así veo el mundo. Veo las diferentes naciones y os llamo a venir a Mí.

En Corea del Norte y en Méjico tienen que formentar especialmente grupos de oración. Esta es Mi orden/pedido para vosotros, pueblos.”

Yo dije:

 “Qué es eso? Jesús abrió aún más Su Manto. Y debajo del manto del Niño Jesús estaba radiante y joven el santo Maximiliano María Kolbe.”

El Rey Celestial dijo:

 “Este, mi querida niña, es mi encargo para Polonia. Tampoco a ese país he olvidado. Rezad a Mi Sangre Preciosa y al Inmaculado Corazón de Mi Madre. Las personas que rezan tienen que reunirse en grupos de oración y apoyarse mutuamente.

Tú, rosa víctima roja, Alemania, tan sacudida de aquí para allá por el error. A ti te muestro Mi Gracia, Gracia para que puedas reparar por los errores que ocacionas. De ti saldrá el oro del Cielo a través de Mi Preciosa Sangre, preparado por Mi Santísima Madre María, La Inmaculada.”

Yo le pedí al Señor: “Rocíanos con Tu Preciosa Sangre.”

Su Majestad, Jesús, comenzó a rezar y nosotros teníamos que rezar con Él: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.”

El Señor nos roció con Su Preciosa Sangre. Èl comenzó a rezar y nosotros teníamos que rezar con Él: “Oh, Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos de las llamas del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu Divina Misericordia.”

 

El Rey Celestial dijo:

“Os doy Mi bendición sanadora/salvadora”

Después teníamos que rezar el Padrenuestro. Mientras rezabamos El Niño Jesús, junto con los ángeles, se movían en el aire en forma circular por sobre nosotros bendiciendo a todos los presentes. A las personas que no pudieron venir a rezar se las encomendé al Niño Jesús.

El Rey Celestial dijo:

“Rezad, rezad, rezad. Ofreced sacrificio. Yo Soy vuestro Señor. Lo que Yo dije es válido ayer, hoy y mañana. Mi Palabra es Eterna. Yo Soy El Verbo del Padre.”

Yo dije:

“Gracias Señor Jesús. Todavía tengo una petición especial.”

Su Majestad dijo:

“Quiero bendecir muy especialmente a los niños.”

(Obsevación: durante la aparición se encontraban tres o cuatro niños entre 6 meses y nueve años)

Entonces el Señor comenzó a rezar y nosotros teníamos que rezar con Èl: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.”

El Señor dijo:

“Rezad por los No-nacidos. La carga que existe sobre vuestro país es muy grande. Rezad.”

Yo dije:

“Tengo todavía una petición”

El Niño Jesús contestó:

“Yo tuve piedad de él y lo conduje de vuelta a mi rebaño. Yo Soy su Salvación.”

Entonces me dió un mensaje personal.

Yo dije:

“Te doy gracias mi Señor Jesús. Tú dices el campesino? Él tiene que construir algo. Eso le diré. Gracias Señor Jesús.

(Se trataba de construir un clisé del Niño Jesús)

El Señor dijo:

“Yo sigo (me mantengo) unido a vosotros. Adieu.”

Yo me despedí con un “adieu”. “Muchas gracias. Muchas gracias.”

La luz que latía se separó y después se volvió a unir. La luz latía. Y los ángeles volvieron a sus esferas más pequeñas y el Niño Jesús entró en su esfera grande. La luz se achicó y la aparición desapareció junto con la luz y las esferas de luz.

Yo dije:

“Gracias Jesús. Gracias Señor. Oh, mi Jesús, yo confío en Ti.”

 

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

El marcar con pasos un país puede significar tomar posesión del mismo: (Gen 12,6-9; Gen 13,17; Dtn 11,24)

Gen 13, 17: “Levántate, recorre el país a lo largo y a lo ancho, pues te lo voy a dar a ti."