Mensajes Niño Jesús
Comienzo

Aparición del Niño Jesús lleno de Gracia el 13 de septiembre de 2021 en Sievernich

 

Veo que la esfera grande dorada está ya en el aire flotando y a la derecha y a la izquierda hay dos pequeñas esferas de luz doradas, flotando en el aire, una a la derecha y otra a la izquierda de la esdera grande de luz dorada. Una hermosa luz nos ilumina a todos.

Ahora se abre la esfera de luz dorada grande y una hermosa luz sale de esta esfera y forma las letras "IHS" en oro. Y el Niño Jesús sale de la hermosa luz. Viene a nosotros como Niño de Praga con una hermosa corona dorada, cabello oscuro y rizado, ojos azules. Lleva el manto y la túnica de Su Preciosa Sangre. Su túnica está bordada con lirios dorados. ¡Hermosa!

Entonces las otras dos esferas se abren y de cada una, a la derecha y a la izquierda, sale un ángel de esa hermosa luz. De esas esferas sale luz, y de esa luz salen los ángeles, vistiendo túnicas blancas brillantes. El Niño Jesús lleva un cetro grande de oro en Su mano derecha y Él mira hacia abajo. Y en Su mano izquierda lleva la corona de espinas.

El Rey del Cielo dice:

“En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. El Hijo de Dios, Jesucristo, el Hijo de David, Ese Soy Yo. Yo Soy el Hijo del Padre Eterno en el Cielo y vengo a vosotros en forma/como de Niño ".

Ahora viene flotando hacia abajo, un poco hacia nosotros. Y los ángeles extienden el manto, Su manto de la Preciosa Sangre, sobre nosotros.

El Señor nos dice:

“Queridos amigos, hoy he venido a vosotros. Escuché el llamado de vuestros corazones. Veo en vuestros corazones, veo lo que os mueve. Confiad en Mi Padre en el Cielo. ¡Permaneced firmes! "

Y veo Sus llagas y éstas brillan maravillosamente. Ahora levanta la corona de espinas.

“Mirad, esta corona de espinas es el llamado a/de la justicia. La tengo que poner sobre vuestro país. ¡Por eso, rezad como reparación! Y no sólo sobre vuestro país tengo que poner esta corona de espinas.

El mayor pecado de vuestro tiempo es el aborto. El aborto de los niños, el aborto de las almas que estaban destinadas para el cielo.

Vengo a vosotros como amigo con Mi cetro dorado de Gracia. Llevad la oración de reparación al mundo. Ésta no es sólo tu misión, ésta es vuestra misión. ¡Serviam! " (= ¡Serviré!) "

M .: “¡Serviam, Señor, serviam!

Eso le digo a él, que recién se hará realidad al final. Me acaba de preguntar. Yo le digo eso. Sí, eso era verdad, sí. ” (Hubo una conversación con un sacerdote anteriormente. El Señor dijo esto respecto a la conversación que tuvimos).

El Rey del Cielo dice:

“Las velas de la iglesia están orientadas según el espíritu de la época. Las velas del espíritu de la época van a romperse pronto porque el espíritu de la época no es el Espíritu Santo. El espíritu de la época pertenece al mundo, pero el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios. El Espíritu Santo es vuestro Consolador. No os dejo solos ".

Entonces Él toma Su cetro y mira al mismo tiempo el cetro, que está abajo, en la columna de la estatua del Niño Jesús, y presiona Su cetro contra Su corazón. (El cetro de la columna del Niño Jesús fue donado por un peregrino). El cetro del Niño Jesús se convierte en el Hisopo de la Sangre de Su Corazón.

M .: "Oh Señor, rocíanos con Tu Preciosa Sangre". El Señor nos rocía y dice:

“En el Nombre del Padre, y del Hijo, - Ese Soy Yo -, y del Espíritu Santo. Amén. No os he rociado sólo a vosotros, también he rociado a Mis hijos que están lejos y Mi sangre ha ido al purgatorio para liberar a las pobres almas. Voy a volver a venir. Adiós."

 M .: “Adiós. Adiós, amado Niño Jesús, adiós ".

Cantamos:

“Soy el pequeño y querido Niño Jesús,
ven y déjame estar contigo.

Ilumino hasta el fondo de tu corazón,
estoy contigo a toda hora.

En la tribulación, llámaMe,
pues Yo voy
con gusto a ti ".

Oramos: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, y líbranos de las llamas del infierno. ¡Lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu Divina Misericordia! "

"¡Adiós!"

Nuestro Señor vuelve a la luz con los dos ángeles que todavía llevan Su manto. Y ahora han desaparecido por completo en la luz. Las esferas se cierran y desaparecen en dirección a la Casa Jerusalén.

“Oh Jesús, Hijo de David, ten misericordia de nosotros. Oh Jesús, Hijo de David, ten misericordia de nosotros. Oh Jesús, Hijo de David, ten misericordia de nosotros ".

“Te doy las gracias de todo corazón, oh Señor. ¡Deo Gratias! "

 

 

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

copyright © Manuela 2000