Mensajes Niño Jesús
Comienzo

Aparición del Niño Jesús lleno de Gracia el 14 de agosto de 2021 en Sievernich

Veo una gran esfera de luz, una gran esfera de luz dorada, que va acompañada de dos pequeñas esferas de luz. La gran esfera dorada de luz se abre lentamente y desde esta esfera nos llega una hermosa luz. El Niño Jesús lleno de Gracia desciende hacia nosotros con una gran corona de oro, la túnica y el manto de Su Preciosa Sangre. Lleva el cetro de oro en Su mano derecha. En Su mano izquierda lleva un gran cáliz dorado.

Ahora las otras dos esferas más pequeñas se abren y un ángel se para a cada lado del Niño Jesús. Ellos extienden el manto de Su Preciosa Sangre de par en par sobre nosotros. El Rey del Cielo nos bendice:

“En el Nombre del Padre y del Hijo, - Ese Soy Yo -, y del Espíritu Santo. Amén. Queridas almas, ¡recen el Salmo 123 conmigo! "

El Rey del Cielo me explicó que hoy se nos permite encontrarnos con Él en la monte Tabor aquí en Sievernich y que debemos llevar este encuentro en nuestros corazones. Como recordatorio de este encuentro, el Señor desea de nosotros el Salmo 123 (antigua manera judía de contar) como oración: "A ti alzo mis ojos, que estás en el trono del cielo ..."

M : “Señor, no lo conozco. Con gusto voy a rezar entonces ese salmo ".

El Señor dice: “Hoy te traje un cáliz. ¿Deseas beberlo por todos los fieles? "

M: “Señor, beberé este cáliz si Tú dices que debo hacerlo.” El Señor se acerca a mí e inclina el cáliz por completo, de modo que un líquido amargo fluye en mi boca.

El Niño Jesús dice:

“¡Rezad, haced penitencia en los días venideros! ¡Yo no os voy a abandonar! Yo estoy con vosotros y miro en vuestros corazones. Preparad justamente en la necesidad, en la tribulación vuestros corazones como un tabernáculo de Mi Sacratísimo Corazón. Veo que vuestros corazones tienen manchas ".

M: “Señor, lávanos/purifícanos con Tu Preciosa Sangre. Todos tenemos defectos/fallas. Todos nosotros tenemos manchas, y realmente grandes ".

El Rey del Cielo lleva el cetro a Su corazón. (El cetro) se convierte en el Hisopo de Su Sacratísimo Corazón, de Su Preciosa Sangre. Él nos bendice “En el Nombre del Padre y del Hijo, - Ese Soy Yo -, y del Espíritu Santo. Amén."

Su corona dorada brilla maravillosamente. Está decorada con piedras rojas. Todos nosotros hemos sido bendecidos y rociados con Su Preciosa Sangre.

M : “Te doy gracias de todo corazón, mi Señor y Salvador Jesucristo. ¡Deo gratias! Te doy gracias por toda la eternidad ".

El Señor me indica que esta vigilia de oración será la última reunión pública por el momento para las personas en grupos grandes este año. Nos hará saber cuando esto sea oficialmente posible nuevamente.

M: “Entonces no será posible que nos encontremos aquí, ¿verdad? Entonces esperamos aquí Tu noticia, Señor ".

Ahora desea el Señor que me acueste en el suelo en forma de cruz y pida misericordia para la generación pasada.

M: “Eso hago, Señor. ¡Oh Jesús, Hijo de David, ten misericordia de la generación pasada! ”Once veces debo rogar de esta menera por misericordia.

Entonces debo pedir misericordia para la iglesia: “¡Oh Jesús, Hijo de David, ten misericordia de Tu iglesia!” Siete veces debo clamar misericordia.

El Señor dice:

“La piedra irá contra la Cruz. Escucha Mis palabras. Es importante que obedezcáis Mis Palabras. ¡Oración, penitencia, sacrificio, reparación! Con el clamor al Padre Eterno podréis detener la piedra ".

M .: “¿La piedra, Señor? Oh, eso quieres decir. Sí, esa es la piedra de La Meca. ¡Oh!"

El pequeño Niño Jesús habla mientras dirije Su mirada hacia todos nosotros:

"Quiero permanecer en vuestros corazón".

Siguió una comunicación personal.

El Divino Niño Jesús dice: “¡Adiós!” Desea esta oración de nosotros y nosotros rezamos: “Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, y líbranos de las llamas del infierno. Lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu Divina Misericordia ".

A continuación El Señor me muestra un gran número / grupo de pobres almas que Él ha liberado hoy del Purgatorio, ya que Su Preciosa Sangre también fue/llegó al Purgatorio. Estas almas son familiares fallecidos de los fieles que están aquí presentes.

M: “¡Que Dios Te lo pague! Gracias de el todo corazón. ¡Deo gratias! ”Ahora debo entonar la pequeña canción: “Et verbum caro factum est, et habitavit in nobis”.

Entonces el Divino Niño nos bendijo al final: “En el Nombre del Padre y del Hijo, - Ese Soy Yo -, y del Espíritu Santo. Amén."

El Niño Jesús regresa a la luz. Las esferas de luz se hacen más pequeñas, pulsan y desaparecen.

 

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

copyright © Manuela 2000