Mensajes Niño Jesús
Comienzo

Aparición del Niño Jesús lleno de Gracia de Sievernich el 25 de noviembre de 2020 de las 19:12hs y las 20hs más o menos

 

El querido Niño Jesús aparece como Niño Jesús de Praga con una corona dorada grande. LLeva una  túnica violeta que está decorada abundantemente con flores de lirios y plantas trepadoras. En Su mano derecha sostiene un cetro dorado y en  la izquierda una Cruz dorada. Sobre la Cruz veo perlas que son hermosas. A la derecha y a la izquierda veo, a cada lado, un ángel con túnica blanca que abren el manto del Niño Jesús.

Él bendice:

“En el Nombre del Padre y del Hijo - ese Soy Yo - y del Espíritu Santo. Amén.

Yo Soy vuestro Salvador, vuestro consuelo. En Mí está toda la Salvación. Yo Soy El Hijo de Dios, Jesuscristo. Y a Mí Me gusta que vengo en Mi Santa Infancia a vosotros. Mi Sacratísimo Corazón he abierto para vosotros. Entregáos completamente a Mí a través de un acto de  entrega total (Comentario de la vidente: Mirad “El libro dorado” de San Luis María de Grignion y Montfort) Así Soy consolado y Mi cetro no pesa más tanto en Mi mano por todas las ofensas que Se Le hacen al Padre Eterno.

Mirad: os regalé el santo sacerdocio para que vosotros estéis unidos a Mí a través de los sacramentos de Mi Santa Iglesia.

Esta alianza es Mi Alianza de entrega a vosotros. Yo Me he entregado por completo para que vosotros seáis liberados de las ataduras del mal. Esta Alianza es santa.

El adversario intenta destruir esta Alianza y quiere dejaros sin consuelo y esperanza. Si lleva muchas almas al error, no hay salvación para ellas.

Pero Yo Soy vuestra Esperanza, vuestra Luz, vuestro Consuelo. Mi Iglesia es del Padre Eterno, es Mía. No puede ser del mundo. Si es del mundo, entonces no va a haber en ella ninguna Gracia. Pues la Gracia la regala El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo.

Hoy es el día de Mi Cumpleaños terrenal.  Vosotros celebráis este día el 25 de diciembre. Es la fiesta de Navidad. Y así tiene que quedar eso.

En este día recordad Mi Santa Infancia. Como Niño vengo a vosotros y quien Me acepta como niño, (a ese) lo voy a recompensar abundantemente. Tantos niños y no-nacidos no son aceptados por vosotros. ¡Pensad que Yo los amo tanto (a los niños)! Todos vosotros venís de Mí. Cuánto amo los corazones contritos que levantan sus manos hacia Mí en oración.

Todo viene de Mi Amor, toda la creación, los animales, las plantas y árboles. Con los animales tratáis de averiguar si ellos tienen un alma. ¿No fueron ellos uno con vosotros en el paraíso? ¿No os basta aceptarlos y amarlos? Ellos vienen de Mí, como también vosotros venís de Mí.

Amad y todo os saldrá muy bien, pues vosotros habéis nacido para traer amor a este mundo. ¿No sois vosotros la sal de la Tierra? Glorificad al Padre Eterno en la Tierra. Amad como hacen los niños que aman a su Padre.

Permaneced en Mí, sed pacientes y rezad juntos. Aferráos a Mi Palabra. Voy a endulzaros este tiempo a través de Mi Gracia. Así seréis fuertes en el Padre y en Mí a través del Espíritu Santo. Desesperación tortura los corazones que no Me conocen a Mí y a Mi Santísima Madre. Yo estoy con vosotros.

Deseo una vigilia de oración el 28 de diciembre. Va a reinar gran necesidad, a través de la cual voy a guiar a los Míos. Vuestra oración es importante, pues así abrís vuestro corazón y Yo puedo entrar en vuestro corazón. No os dejéis confundir. Buscad refugio en Mí y en Mi Santísima Madre.”

Ahora toma Jesús tres cartas y las introduce en Su Sacratísimo Corazón, un sobre blanco escrito con lápiz, un sobre rojo y uno amarillo. Tres cartas blancas toma Él bajo Su Manto, una escrita con tinta, una escrita con color rosa y una con letra negra.

Él me mira. Yo le pido al Señor:

“Por favor, Señor, rocíanos con Tu Preciosa Sangre”.

El Señor lleva Su cetro a Su Corazón y se convierte en Hisopo de Su Preciosa Sangre, que - así dice Él - se dirige a todos los que rezan.

“Caminad Conmigo y estad Conmigo. Quien elige al mundo, va a la perdición. Una iglesia mundanizada/secularizada va a producir también solamente frutos mundanos. Es una iglesia sin Gracia. Pero Yo os he llamado a permanecer Conmigo.

¡Adiós!”

Yo rezo: Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados....

Sobre la Cruz de perlas que tiene Jesus en Su mano izquierda las perlas se vuelven grandes y en ellas brillan las consonantes “JHS”.

Él desaparece junto con los ángeles en la luz.

 

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

copyright © Manuela 2000