Mensajes Niño Jesús
Comienzo

En nuestros días - Un tiempo de la Gacia de Dios a través de “el Padre”.

 

Ayer por la noche volví con mi familia a casa del bello Eichsfeld en Thuringia. El fin de semana pasado pudimos vivir un tiempo de la Gracia. Y todos nosotros sentimos todavía el efecto. El sábado tomamos parte como invitados en una maravillosa boda centrada en Jesús y María.

El domingo fue bautizado el pequeño A. de la familia de la novia. La celebración del bautismo me emocionó y lloré lágrimas de alegría.

A la entrada de la iglesia vi al Padre Pío al que sólo puedo agradecerle. Él bendijo al bautizado de manera especial y habló en voz baja en latín. Entonces dijo que el pequeño A. era su hijo, un hijo del Padre Pío. Yo todavía no sabía si eso existía y qué significaba eso.

Los padres del niño se van a orientar ahora hacia Dios: el padre del bautizado va a hacer la confirmación y después van a casarse en la iglesia católica.

Vosotros sabéis cómo es el tiempo moderno y lo que les es transmitido a la gente joven: nada lamentablemente. La Gracia de Dios tocó el corazón de toda la familia porque una sóla mujer de la Familia rezó por todos de todo corazón. Entonces vemos que ninguna oración va perdida. Pero quiero contar lo que pasó antes de ese suceso.

M. de T. es peregrina de Sievernich desde hace muchos años y reza mucho. Un día me escribió por WhatsApp que su sobrina T. que volvía en ese momento del extranjero de un lugar de peregrinación estaba en el hospital en ese momento con una meningitis. Me pidió que yo rezara. Yo recé por ese problema el rosario a la Preciosa Sangre de Cristo y los otros rosarios conocidos. M. de T. me dijo que su sobrina no podía tomar medicamentos.

Yo seguí rezando. La cosa no se veía bien. De repente vi al Padre Pío que me dijo que ella (la sobrina de M.) estaba embarazada. Y me dijo que él iba en ese momento hacia la cama del hospital de la sobrina de M. Eso le dije entonces por escrito a M. de T. Nosotras dos seguimos rezando entonces intensivamente. Y la sobrina M. fue dada de alta sana. Entonces hubo revisaciones en lo de la ginecóloga.

Un día me escribe M. de T. que el resultado de la revisación en lo de la ginecóloga era terrible. No se podía encontrar más al niño ni se podían escuchar más sus latidos. Todo el desarrollo había retrocedido. La sobrina fue preparada para el aborto en los días siguientes. Una semana más tarde tenía el próximo turno de control.

Nosotras rezamos. Yo vi al Padre Pío durante la oración (el rezo) y como él entraba en la panza(útero) de la sobrina M. Ya que yo nunca había visto algo así antes, era para mí misterioso. Pero yo le escribí eso a M. de T. por WhatsApp.

El Padre Pío habló conmigo también sobre Thomas. Él me nombró el nombre del padre del niño. M. de T. me preguntó entonces que cómo sabía yo el nombre del padre del niño, pues ella no lo había mencionado. El Padre Pío tenía pues algún plan con él.

Durante el próximo control se podían escuchar de nuevo los latidos del bebé. Y el bebé había crecido en el vientre de la madre. El bebé A.nació el 2.4.2020. Deo gratias! Gracias al Padre Pío.

Esta es una Gracia que sucedió en nuestro tiempo. Nosotros somos suplicantes en esta Tierra y no podemos hacer nada que Dios no quiera. Nosotros no podemos hacer nada por nosotros mismos. Nosotros sólo Le podemos pedir a Dios. Para Él es todo posible. Todo es posible si obedecemos la voz de la Inmacualada y del Niño Jesús.

Roguemos!

 

Este mensaje se da a conocer sin querer anticiparse al juicio de la iglesia.

copyright © Manuela 2000